Skip to main content

La Nueva Regulación de Pisos Turísticos en Cataluña: Desafíos y Perspectivas para el Sector de Alquiler Vacacional

Cataluña ha dado luz verde a una nueva regulación sobre pisos turísticos, marcando un hito importante en la gestión del alquiler vacacional en la región. El Parlament ha validado el Decreto ley de medidas urgentes sobre el régimen urbanístico de las viviendas de uso turístico, aprobado por el Gobierno regional a principios de noviembre. Este decreto, respaldado por más de 70 votos a favor, se someterá a un proceso legislativo adicional al ser tramitado como proyecto de ley, permitiendo posibles modificaciones a través de enmiendas.

El texto, que comenzará su tramitación en ponencia y comisión, tiene como objetivo ser votado definitivamente en el primer trimestre de 2024. Entre las disposiciones clave, destaca la estipulación de nuevas licencias con una duración de cinco años, renovables sujeto al planeamiento urbanístico. Además, se establece un régimen transitorio de cinco años para que los propietarios de viviendas turísticas existentes actualicen su situación y conserven sus licencias.

Un acuerdo entre el PSC y ERC ha llevado a modificaciones significativas en la regulación original, permitiendo que el PSC vote a favor en el Parlament. Esto incluye la reducción del número de municipios afectados por la licencia previa para pisos turísticos, de 262 a 140 localidades consideradas como tensionadas. También se elimina el límite de 10 viviendas turísticas por cada 100,000 habitantes, permitiendo a los ayuntamientos decidir sobre el número máximo en función de su modelo turístico.

Sin embargo, estas modificaciones no han logrado satisfacer por completo a todos los sectores. La Federación Catalana de Apartamentos Turísticos (Federatur) considera que la regulación deja «muy tocado a todo un sector económico». Aunque se ha eliminado el tope de HUT basado en la población, persisten preocupaciones sobre la inseguridad jurídica y el impacto negativo en el turismo y la economía de Cataluña.

A pesar de las enmiendas, Federatur sostiene que la nueva regulación mantiene la indefensión del sector, poniendo en riesgo miles de empleos y negocios relacionados con el turismo. La patronal busca la vía del Tribunal Constitucional para defender los intereses del sector.

Desde APARTUR, la patronal de pisos turísticos de Barcelona, se recibe con inquietud el nuevo Decreto-ley, especialmente ante la perspectiva de reducir significativamente los pisos turísticos en la ciudad. La incertidumbre y las preocupaciones sobre la permanencia del sector en Barcelona plantean desafíos adicionales.

Por otro lado, los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Cataluña consideran que los principios del decreto tienen un carácter ideológico y carecen de cabida en la realidad económica y jurídica del país. Advierten que la regulación podría llevar a la venta de viviendas destinadas a uso turístico, afectando negativamente a la oferta de alquiler a largo plazo.

El despacho de abogados Círculo Legal también critica la regulación por su carácter intervencionista, argumentando que busca sobreregular el mercado inmobiliario en lugar de facilitar soluciones para un mejor acceso a la vivienda.

En conclusión, la nueva regulación en Cataluña marca un cambio significativo en el panorama del alquiler vacacional, pero las tensiones persisten entre diversos actores, desde la industria turística hasta profesionales inmobiliarios y patronales, que expresan preocupaciones sobre su impacto económico y la estabilidad del mercado.

Ir al contenido